La aparición de la Escuela de Turismo de Ibiza a finales de los años 60 iba a representar el germen de lo que hoy es esta institución académica. Hasta entonces en Ibiza la ausencia de centros de formación turística era total. Al principio, el local,
situado en la plaza de Sant Telm acogía un reducidísimo número de estudiantes.

Ernesto Ramón Fajarnés, su hermano Enrique y Antoni Cardona fueron los pioneros de esta iniciativa. No obstante esta experiencia tal vez no habría sido posible sin la decisiva intervención de Felipe Moreno, que en 1964 había fundado la Escuela de Turismo de Baleares en Palma y que realizó numerosos esfuerzos por implantar extensiones en Ibiza y Menorca. La Escuela de Ibiza fue cedida a la Escuela de Turismo de Baleares; a partir de entonces las clases se impartieron en La Consolación.

Las Monjas de San Vicente Paúl y en un piso de la calle Aragón durante unos años. El curso 1971-72 el Ministerio de Turismo reconoció a la Escuela de Ibiza como Centro No estatal de Enseñanzas Turísticas. Ese mismo año se licenció la primera promoción, integrada por 31 alumnos

La Escuela recibió un impulso enorme cuando por ley se obligaba a las empresas turísticas de cierta capacidad a tener como director a un Titulado en Turismo. El Consell Insular de Ibiza asumió la titularidad del centro en febrero de 1980, por decisión de su presidente Cosme Vidal Juan y por real decreto de ese mismo año fue reconocida la Escuela de Turismo del Consell Insular como centro no oficial de enseñanzas turísticas legalmente reconocidas. El centro estaba adscrito a la única Escuela Oficial de Turismo, la de Madrid que dependía del Ministerio de Turismo. Su director fue Miguel Juan Costa. Por aquel entonces los alumnos de la Escuela de Turismo de Ibiza ya eran profesionales. Se trataba de directores y otros trabajadores del sector turístico que necesitaban el título para ejercer. Este título se denominó en un principio TET (técnico de empresas turísticas).

Los años 80 fueron muy importantes para la Escuela de Turismo de Ibiza. El Consell con el apoyo de su presidente dio estabilidad a la Escuela. Durante unos años se dieron las clases en el Instituto de Formación Profesional y posteriormente en el edificio actual de Cas Serres.. Cambió el Plan de Estudios y se exigió el COU y un examen de ingreso a los alumnos y se expedía un nuevo título el TEAT( Técnico de Empresas y Actividades Turísticas) equiparable a todos los efectos don una diplomatura universitaria El economista y secretario de la Pimeef Carlos Eznarriaga fue su director desde 1981-1988. En esta etapa se creó unas cooperativa de profesores que se hizo cargo de la gestión académica de la Escuela. La inauguración de la nueva sede en Cas Serres tuvo lugar en el curso 1988-89, año en que Tomás Méndez accedió a la dirección.

A lo largo de los años 90 es cuando se produce la auténtica profesionalización de la Escuela de Turismo. Durante casi toda esta década ha sido su director Tomás Méndez, doctor en economía y a partir de 1999 director general de Ordenación Económica del Govern Balear.. Aquella austera academia instalada en un piso de la plaza de Sant Telm pasa a convertirse en un importante centro del que cada año cursan estudios alrededor de 300 profesionales. Cada año superaba al anterior en record de matrículas. La escuela ya disponía de una plantilla de 30 profesores.

En 1996 se incorporan estos estudios al Ministerio de Educación, Este cambio no fue meramente formal. La Escuela de Turismo de Ibiza era ya una Escuela Universitaria que impartía una Diplomatura Universitaria adscrita a partir de ahora a la Universitat
de les Isles Balears(UIB).. Este proceso de adaptación culminó en el año 2000. Desde ese momento su denominación oficial es “Escola Universitària de Turisme del Consell Insular d’Eivissa i Formentera”.

El nuevo Plan de Estudios fue el adoptado por la UIB recogiendo las características del perfil turístico de las Baleares y de Ibiza, diferenciándose en parte del de otras comunidades autónomas. La colocación laboral de los titulados o diplomados en turismo ha estado siempre garantizada, pero en estos años hasta los propios alumnos conseguían fácilmente un trabajo. Durante los años 90 nos quitaban los alumnos de las manos.

La causa fundamental era un plan de estudios muy adaptado a las necesidades de las empresas, con una amplia formación teórico-práctica y con mucha incidencia en los idiomas. A partir de esos años la Escuela de Turismo de Ibiza cuenta con un Consejo Asesor formado por Cadenas Hoteleras y empresarios de prestigio. En los años 90 la Escuela de Turismo como único centro universitario de Ibiza impulsa los estudios de la diplomatura de empresariales y del título de Técnico de Administración y Dirección de Empresas. En 1997 comienzan los cursos de licenciatura que como titulo propio de la UIB se realiza en Ibiza con la colaboración de la Escuela de Turismo de la Universidad Balear, así como un máster de dirección hotelera en colaboración
con la Escuela de Hostelería.

El cambio más importante que se está produciendo en este primer y segundo decenio del Siglo XXI es la aplicación a la Escuela de Turismo del Espacio Europeo de Enseñanza Superior ( el Plan Bolonia ) para homologar los estudios y la validez de los títulos en toda la unión europea, .así como la movilidad de los estudiantes. . Este nuevo Plan de Estudios de Grado en Turismo de 4 años y 240 créditos ECTS (european credit transfer and accumulation system) ya está en vigor en la Escuela de Turismo de Ibiza completando durante 2012-2013 el cuarto año y por lo tanto la primera promoción de Grado en Turismo. La Escuela de Turismo superó el examen de la agencia de evaluación para poder impartir esta titulación nueva, ahora bajo la dirección del vicerrector de la UIB Juan José Montaño.

La Escuela de Turismo ha experimentado profundos cambios durante su larga historia. Actualmente el Turismo es el sector más importante a nivel mundial, y con mayores tasas de crecimiento. A nivel de altos ejecutivos ofrece la más extensa y variada oferta
de empleo. En nuestras islas el turismo es el motor de nuestra economía y representa un elevado porcentaje dentro del PIB, e indirectamente casi la totalidad de la actividad productiva. Pero es que de cara al futuro, el crecimiento económico de los países de nuestro entorno, está dando lugar a una sociedad más rica y con más tiempo libre.
La creación de una oferta de servicios para el uso del tiempo libre, es una oportunidad de negocio inmensa y una fuente poderosa de nuevos empleos. Es un yacimiento de empleo de primer orden.